PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP)

Durante mucho tiempo nos hemos empeñado en buscar por todas partes el “elixir” de la eterna juventud. Ahora resulta que estudios muy recientes han demostrado que lo teníamos dentro de nosotros mismos, circulando a sus anchas por nuestras venas.

¿Qué son?

Los FACTORES DE CRECIMIENTO EPIDÉRMICO (FCE) son pequeños fragmentos proteicos que se encuentran dentro de nuestras plaquetas en la sangre. Entre otras, su función es la remodelación de la piel activando la regeneración celular. Con el paso del tiempo disminuye su producción en el organismo y pierden actividad. Nos planteamos entonces una terapia en la que administramos un concentrado de estos elementos de nuestra propia sangre, para que la piel recupere sus propiedades.

¿En qué consiste?

La técnica del tratamiento es muy sencilla:

Extracción de una pequeña cantidad de sangre (10cc).
Preparación de la muestra centrifugándola para conseguir un concentrado de plaquetas rico en FCE
Activación del concentrado de FCE
Aplicación mediante mesoterapia, que consiste en pequeños depósitos en la piel, muy superficiales, empleando una aguja muy fina e indolora.

Recomendamos una crema anestésica previa a la sesión para evitar todo tipo de molestias.
Finalizamos la terapia con la aplicación de una dermocrompresa (mascarilla), también rica en FCE, durante unos minutos. Con esto se consigue un mayor confort del paciente que además, podrá hacer vida normal inmediatamente después.

¿Para qué sirve?

Revitalización cutánea permitiendo que la piel: Recupere sus propiedades perdidas (elasticidad, brillo, frescura, tono…),Mantenga sus propiedades previniendo así el envejecimiento, ralentizando la aparición de arrugas y la flacidez
Atenuación de cicatrices antiguas de acné
Mejoría de acné activo
Aceleración de la cicatrización de heridas quirúrgicas recientes.

¿En qué zonas?

Cara
Cuello
Escote
Dorso de las manos
Cicatrices recientes
Genitales

¿Cuantas sesiones?

El número de sesiones seguidas se plantean dependiendo de la edad, tipo y condiciones de la piel. Lo normal es hacer 2 sesiones en 15 días. Después, es muy importante plantear un mantenimiento regular que puede oscilar desde una vez al mes hasta cada 6 meses.

Se trata de un tratamiento precioso al emplear productos de nuestro propio organismo, con lo que no hay posibilidad de rechazos o alergias. Nos proporciona resultados muy satisfactorios a corto, medio y largo plazo, ya que consigue una piel hidratada, brillante y más joven. Además previene y retrasa considerablemente el envejecimiento.

Se pueden optimizar los resultados combinando esta terapia con MESOTERAPIA FACIAL con VITAMINAS.