HILOS DE PDO

¿Qué es?

También conocido como “lifting japonés”, “hilos coreanos” o “hilos mágicos”.
La utilización de hilos tensores en Medicina Estética es una práctica habitual desde hace ya mucho tiempo, tanto a nivel facial como corporal. Pero el empleo de hilos siempre ha sido polémico y ha estado sujeto a modas, sobre todo con ciertos materiales que hoy están en desuso. Ahora, por fin disponemos de una nueva técnica de rejuvenecimiento facial en la que empleamos una generación de hilos tensores reabsorbibles, no alergénicos y no inmunopáticos, cuya función es aportar el estímulo necesario para que la propia piel del paciente produzca, de forma natural, el colágeno responsable de reposicionar los tejidos y aportar firmeza. Así se trata la flacidez de forma sencilla y segura.
El hilo de PDO o polidioxanona es un material de sutura ampliamente utilizado por cirujanos cardíacos desde hace décadas, lo que demuestra su gran resistencia y un perfil de seguridad indiscutible. En 2012 llega a España como un material de uso estético desarrollado por médicos japoneses y coreanos desde hace ya tiempo.
La recomendamos como una técnica sencilla, con pocos efectos secundarios y resultados a medio largo plazo en personas desde 35 a 65 años, que inicien ya los primeros signos de flacidez facial o bien como tratamiento preventivo.

¿Para qué sirve?

Conseguimos:

Mejorar el tono cutáneo al regenerar de forma natural la producción de fibrina, elastina y colágenos I y III, que estimulan el rejuvenecimiento de la piel, aportando elasticidad, vitalidad y mucha mayor luminosidad.
Frenar o al menos retardar la laxitud al crear una red vectorial que actúa como soporte, reposicionando los tejidos y aportando firmeza a la piel.
Atenuar las arrugas que se originan como consecuencia de la flacidez
Recuperar el óvalo de la cara
En edades tempranas es una técnica magnífica como prevención de la flacidez

¿En qué consiste?

La técnica consiste en implantar múltiples mini hilos en la piel, en un plano muy superficial. Para esto empleamos finas agujas enhebradas con hilos de PDO que al ser retiradas los dejan perfectamente colocados de una forma sencilla y segura, creando una red vectorial que actúa como soporte de los tejidos.
Los hilos tardan en reabsorberse de 6 a 8 meses y mientras tanto estimulan la producción de colágeno y fibroblastos.
Es normal la aparición de edema, enrojecimiento y algún hematoma que con los cuidados adecuados desaparecerán en poco tiempo. Esto no impedirá la incorporación a la vida cotidiana.
Recomendamos la aplicación de crema anestésica previa al tratamiento para que la sesión sea prácticamente indolora.

¿Dónde se aplica?

Las zonas tratadas con más frecuencia son::
Cara
Cuello
Brazos (cara interna)
Muslos (cara interna)
Glúteos
Escote y mamas

¿Cuántas sesiones?

Lo habitual es realizar una única sesión que dura aproximadamente unos 30 minutos.
Después es posible realizar retoques en cualquier momento.

Resultados

Los resultados se ven a partir del mes, mejorando cada semana y alcanzando el resultado óptimo a los 3 meses. Éste se mantiene de 12 a 18 meses dependiendo de la edad, el tipo de piel, la cantidad de colagenasa (enzima convertidora del colágeno) de cada persona así como de las características individuales de cada uno (consumo de tabaco, alcohol, dieta hipoproteica, exposición solar inadecuada, etc.).
Aunque este tratamiento nunca remplazará al lifting quirúrgico, si que podría evitarnos el pasar por un quirófano.

Se pueden optimizar los resultados combinando esta terapia con tratamientos como Hilos Silhouette Soft, Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o Vitaminas.